Nueva Zelanda II

Hoy termino con el post del viaje a Nueva zelanda. Aunque próximamente haré una entrada donde os contaré todo sobre Hobbiton ¡estad atentos!

¡¡Kia ora!! Entramos en octubre y a las siete de la mañana toca ponerse en pie. Nos espera un día largo, tenemos que coger un vuelo a las 9:10 hasta Christchurch, donde se visita una granja de ovejas.

Una vez en el aeropuerto nos tomamos el primer café decente en muchos días. Aprovechamos el wifi y vemos q nuestro avión es mas bien una avioneta. Durante el vuelo, de 1h y 30 mnts, nos dan: agua, café, galletas y caramelos. Llegamos sin problema y con unas vistas espectaculares. Hace sol, aprovechamos para quitarnos capas, y tras coger las maletas nos subimos al bus donde damos un paseo por el centro de la ciudad. Mientras avanzamos, vemos los destrozos causados por terremotos, es una zona caliente y hace tiempo sufrieron uno bastante potente.

Tres horas más tarde, llegamos a la granja donde nos recibe Bob que nos enseña como se esquila a las ovejas, vemos como da un biberón a un ternero y finalmente llega la estrella, un cachorro de pastor neozelandés, bautizado como ¡sparky! Es superesponjoso. Cenamos aquí, eso sí, a las 5 de la tarde. Los horarios son muy distintos para los que solemos cenar tarde. Cenamos salchichas, ternera, costillas, arroz, guisantes, patatas asadas y de postre pavlova, que es un postre suave y dulce como un merengue. Ponemos rumbo a Tekapo, donde hay un lago increíble. Aprovechamos las últimas horas de sol para dar una vuelta alrededor y mirar las vistas impresionantes. (Hotel Peppers Bluewater Resort)

¡¡Kia ora!! Al grito del saludo neozelandés, y tras llevar una hora despierta contemplando las vistas de esta maravilloso lugar, toca ponerse en marcha. Vamos hacia el glaciar del mar de Tasmania. En el camino, además de comer, paramos cada poco tiempo para hacer unas fotos increíbles. El camino es maravilloso por toda Nueva Zelanda todas las fotos son fabulosas. Después, vamos camino del hotel en Wanaka (Hotel Edgewater resort) donde pasamos una agradable noche con unas vistas maravillosas. Antes de cenar nos tomamos unas cervezas típicas neozelandesas con quesos y patatas todos juntos y a las ocho, nos vamos al restaurante donde habíamos reservado.

El 3 de octubre, a las 7:00 nos despertamos para el desayuno. En todos los hoteles los desayunos han sido muy variados y completos. Benjamin, Carlos, Alexandro y la pareja de biólogos nos vamos dando un paseo por la orilla del lago parando para hacernos fotos. A las 10 llega Luca, donde estamos nosotros, con las maletas y el autobús para ponemos en marcha.

Primero vamos a ver en Queenstown, ciudad de los deportes de aventura por excelencia. Pasamos por el puente desde donde se hacen saltos, la imagen de ver como hacen puenting sobre un río de agua turquesa y limpia es una imagen realmente bonita. En el camino paramos en Arrotown donde pasamos más de una hora para comer. El pueblo es muy pequeño pero es como estar en la típica pelicula con esas pequeñas calles y los puestos, rodeado de bosque y naturaleza. Aprovechamos para ver el río donde sacaban oro, es de los más famosos. Aquí tengo un problemilla y al cruzar el río sobre una rama me empapo, ¡El agua esta helada!

Después de comernos un rico sándwich nos vamos a Queenstown donde unos van al teleférico y unos pocos nos vamos a montar en helicóptero, el viaje cuesta 725$ neozelandeses durando 1h y 10 mnts. Hacemos dos paradas, una en nieve y otra en alta montaña. Las vistas increíbles. En mi helicóptero vamos Benjamin, Susi, Carlos y una pareja mayor. ¡La mejor experiencia de mi vida! Al principio un poco de miedo porque es la primera vez que volaba en un helicóptero pero las vistas son espectaculares. Caro pero muy recomendable. Disfruté como una niña.

Importante :

En esta excursión solo vas con el piloto. Es recomendable saber inglés para entender las explicaciones de las localizaciones o bien id acompañados por alguien que sepa.

Nos vamos Iris, Óscar y yo al pueblo pero con las prisas de tomar una cerveza nos metemos en el primer bar que vemos y que parece estar bien. Pedimos tres platos que no sabíamos ni lo que eran.. y bueno.. al final fue un trozo de paté, mejillones (mussels) y un puré raro con wasabi.. no nos gustó nada y costó 104$!! los camareros súper simpáticos y el trato excelente, pero muy caro y poca comida. Tuvimos un ataque de risa con tanta cerveza y tan poco que comer, tras el susto damos un paseo nosturno. Hoy dormimos en el hotel Copthorne hotel & resort lakefront, Queenstown.

Al día siguiente, sobre las 5:30 suena el despertador. Es hora de vestirse y cogerlo todo para ponernos en marcha. ¡Nos vamos a Milford Sound! Una excursión de 1h y 40 minutos por una bahía a través del mar de Tasmania. Por el camino vamos parando en lugares maravillosos. Es increíble lo verde que es todo. Vamos dando un paseo por una zona de montaña rodeada de bosques, paramos para ver algunas cascadas que nos empapa en cuanto el barco se acerca. Una experiencia única.

Lo primero que os aconsejo que hagáis al llegar al barco es comer (Así al terminar podéis disfrutar de las vistas buenas y sin prisa) luego id arriba para disfrutar del paisaje de los fiordos y hacer todas las fotos que queráis. Nosotros conseguimos ver una familia de delfines y mogollón de focas acostadas en las rocas. Me encanta poder ver a tantos animales en libertad, la única manero de verlos de verdad y disfrutar de ellos.

Una vez acabado nos vamos corriendo al autobús para no pillar caravana. Nos esperan cuatro horas largas de bus. Llegamos a las 19:30 al hotel, según llegamos dejamos las mochilas y tal como estamos nos escapamos a cenar.

Ahora toca recorrer las calles de Queenstown y tras un paseo de una hora hay que subir la endemoniada cuesta hacia el hotel. Mañana tenemos el día libre y lo queremos aprovechar al máximo. Antes de irnos a dormir preguntamos a Luca por sitios y rutas. Así que decidimos hacer una subida de montaña (supuestamente fácil) para ver las vistas.

En Queenstown tenéis una gran variedad de ofertas en cuanto a deportes de montaña, así como diferentes excursiones. En esta zona de la isla sur encontraréis muchos lugares donde se grabaron escenas del señor de los anillos. No están tan bien conservados como Hobbiton pero si eres un auténtico enamorado querrás verlo todo.

Día libre! A las 8:00 de la mañana mi cuerpo pide moverse. Me desperezo, me ducho, me visto y a las 9:00 abajo desayunando con Iris y Óscar. Tenemos que coger fuerzas. Antes de irnos a la montaña bajamos al súper a comprar la comida. Un sandwich y una coca-cola. A parte, llevamos chocolates y patatas. ¡Comienza la aventura!. Decidimos atajar para no subir la cuesta del hotel (Es una cuesta curiosa y la evitábamos todo lo posible) . Vemos el cartel de la ruta, parece que solo hay que subir una pequeña cuesta (repito, parece)

Esta sí que es una cuesta endemoniada, muy empinada, tenemos que ir parando cada poco. Subimos dos cuestas en asfalto empinadas, luego unas escaleras largas y entonces llegas al aparcamiento que nos dijo Luca. Vemos la montaña y no parece muy llana pero da igual ¡a por ella! Subimos poco a poco los 900m. Parando en cada cuesta del infierno pero disfrutando del pequeño bosque que nos rodea. Cada vez que creemos que estamos en la cima ¡es mentira!

Después de hora y media con mucho sudor vemos las fabulosas vistas. Estás en la cima con una panorámica increíble. Merece la pena el frio que estamos pasando en la cima. Así que nos enfundamos con todo nuestro abrigo y disfrutamos de unas patatas con las vistas. Para comer, empezamos a bajar hasta llegar a un banquito en mitad de la montaña con vistas a la ciudad. Tras comer nos vamos al spa a disfrutar de un merecido baño calentito. Después de eso nos damos una ducha y nos al funicular. Las vistas nos decepcionan en comparación con las vistas de la montaña. Fue un día duro al igual que maravilloso.

Hoy, es el último día. Quedamos todos para desayunar juntos y poder despedirnos como se merece. Algunos siguen de ruta por el país y otros vuelven a casa. Paso el resto del día disfrutando de la ciudad y de su gente. La verdad, que en Nueva Zelanda la gente es encantadora, siempre tienen una sonrisa e intentan ayudarte si te ven en apuros. Llama la atención la poca policía que puedes ver. Por la tarde toca volver para ir camino al aeropuerto, me queda un camino largo hasta casa.

Este viaje ha sido un sueño cumplido. Llevaba años soñando con poder ir y finalmente cogí los vuelos. Es un país que te atrapa, aún cuando vas sabiendo las maravillas que esconde, te sorprende a cada paso. Estoy enamorada de estas tierras.

No os perdáis el siguiente post sobre Hobbiton el miércoles 30.

Os dejo el enlace de la primera parte por si hay algún despistado: https://lavidadeunaleona.com/2019/01/25/nueva-zelanda-i/

¡Hasta pronto viajeros!

Un comentario sobre “Nueva Zelanda II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s