Hobbiton

Un lugar para cautivarlos a todos…

Como os había prometido, hoy os voy a contar mi día en Hobbiton. Primero os cuento un poco de que estamos hablando por si tenemos algún despistado que aún no sepa de que va la cosa. ¡Eso es! Hablamos de Hobbiton, lugar de referencia en el libro el señor de los anillos. El autor, J. R. R. Tolkien, nos transporta a través de sus paginas a otra era gracias a las aventuras de nueve valientes que tratan de destruir el anillo único. ¿Os va sonando?

Peter Jackson fue el director de las tres películas: La comunidad del anillo (año 2001), las dos torres (2002) y el retorno del rey (2003) Más tarde realizó la secuela del hobbit divida también en tres películas y basadas en el libro que escribió el gran Tolkien.

¿Quiénes son los hobbits?

Aquí viven una parte de los hobbits, cuya características más representativa es su baja estatura. Otras curiosidades físicas que los distinguen son la abundante vellosidad que les crece en el empeine de los pies, la carencia de barba, el pelo rizado y generalmente de color castaño. Además tienen las orejas algo puntiagudas, sin llegar a ser como las de los elfos. Tienen una gran afición por la comida, la cerveza y fumar en pipa. No usan zapatos y son grandes agricultores.

Viven alejados del resto del mundo en la comarca. Suelen vivir en agujeros que construyen en el suelo convirtiéndolos en una casa equipada. Los hobbits se caracterizan por su naturaleza amigable y pacífica, detestan las guerras.

¿Dónde viven?

Viven en la Comarca, pero en este caso vamos a centrarnos en una zona concreta. Hobbiton, que es uno de los pueblos más antiguos de la Comarca, situado en la Cuaderna del Oeste, al sur de Sobremonte y al noroeste de Delagua. Se extiende a ambos lados del arroyo El Agua y también incluye la Colina.

¿Dónde tenemos que ir si queremos visitarlo?

El sitio para visitarlo esta en Nueva Zelanda, en un pequeño pueblo, Matamata. En este emplazamiento se encuentra la granja de Alexander, quien cedió parte de sus tierras para la construcción de hobbiton que más tarde quedó fija para poder visitarlo. La granja consta de 500 hectáreas llenas de ovejas. A día de hoy la granja sigue funcionando por lo que al ir os encontraréis con muchas de ellas.

El set de Hobbiton

Ahora sí, para poder visitar Hobbiton necesitáis pagar una entrada de unos 84 NZD (50€ aprox.) El precio asusta pero realmente merece la pena si te gusta la saga. En el caso de ir en temporada baja seguramente podéis conseguir la entrada el mismo día, pero sino es mejor reservar a través de la pagina web.

Una vez que llegas puedes visitar la tienda oficial pero todo a precio de oro, ¡es una locura! Nos lo queríamos llevar todo, estábamos como locos. Nos juntamos tres auténticos fans. Al final tuvimos un poco de auto control.

Aquí te recoge el guía con un autobús. Comienza el circuito con un viaje de unos 10 minutos recorriendo la granja de Alexander donde las curiosidades no cesan. El recorrido total son unas dos horas. Nosotros tuvimos la gran suerte de coger un guía llamado Sam (curioso nombre para trabajar aquí ¿verdad?) que era el único que hablaba español en la temporada en la que fuimos nosotros. Era un chico encantador que no dejaba de contarnos historias y gastarnos alguna que otra bromilla. Lo dejo como dato por si aún continúa por allí y os puede ayudar.

Una vez nos bajamos del autobús, comienza la aventura de verdad. Empezamos el recorrido, en este caso os aconsejo que estéis de los últimos. Conseguiréis hacer fotos sin gente y captar pequeños detalles evitando la aglomeración. ¡Tranquilos! El guía os esperara para contar las historias.

¡Vamos a pisar el mismo suelo que Bilbo y Frodo!

No podemos ocultar lo emocionados que estamos. Primero se pasa por el camino de Gandalf. Se conoce así al lugar por donde pasan Gandalf y Frodo, en la primera película, con el carro tirado por un caballo. Y justo en frente vemos todo Hobbiton. Todos los hoyos hobbit están hecho a diferentes escalas y tamaños. Para construirlos se utilizó madera local rociándola con vinagre para darle ese toque añejo.

Hay un dato curioso y es que todos los huertos y frutales que veis a lo largo del recorrido son reales. Jackson para que pareciera lo más real posible no quería nada artificial. En una de las escenas se ve a unos hobbits comer ciruelas, pues bien, el ciruelo no encajaba por tamaño y se decidió poner un manzano al que quitaron las hojas y fruta en el último momento para pegar hojas del ciruelo y su fruto.

En el recorrido os irán diciendo que algunas de las casas que se ven hoy en día no son todas del señor de los anillos puesto que para la película del hobbit se añadieron más casas.

Solo encontraréis un hoyo de hobbit con el techo de paja, desde aquí tenéis una visión genial con la posada del Dragón verde. Justo en frente veis el campo y el árbol de la fiesta. Sí continuáis el camino veréis un hoyo donde sí os dejan pasar y tomar algunas fotos.

Y entonces llegamos, Bag end, conocida como la casa de Bilbo y Frodo. Podéis ver el cartel de la fiesta y los peldaños originales que van hasta la puerta verde, medio abierta, para tomar una foto increíble. El árbol que se encuentra aquí encima es el único artificial en el set, hecho de acero y silicona, tiene aproximadamente 200.000 hojas de plástico importadas de Taiwán.

El camino continúa hacia el campo de la fiesta, que antes era un gran pantano. Bajo el árbol, que se encuentra en esta pradera, es donde Bilbo desaparece tras su discurso. Y aquí es donde Merry y Pippin roban los fuegos artificiales.

Finalmente continuamos por la última zona de hoyos que son los únicos a escala 100%, un total de 44 hoyos en todo el set. Aquí es donde vemos la casa de Samsagaz Gamyi, amigo incondicional de Frodo, que se ve al final del retorno de rey.

Al final de la ruta se puede ver el puente, y al cruzarlo vemos el molino junto al Dragón verde, donde os dejarán una media hora para disfrutar de los pequeños detalles y de una auténtica cerveza de la tierra media. Todo el interior se ve igual que en la película, desde las baldosas hasta las columnas son originales ¡Disfrutadlo!

Uno de los motivos por los que me moría de ganas por visitar Nueva Zelanda, además de por todos sus maravilloso paisajes, era por este pequeño rinconcito que esconde. Visitar Hobbiton es un doble sueño cumplido. A parte de visitar este lugar tenéis varias localizaciones que se usaron para el rodaje como Rivendell, Fangorn, el sendero de los muertos, Lorien…

Después de este paseo por la tierra media, no tengo palabras. Fue una de las mejores experiencias que he vivido, recuerdo la emoción recorriendo mis venas y la sonrisa de oreja a oreja. Fue un día fantástico.

Os dejos los enlaces de Nueva Zelanda I: https://lavidadeunaleona.com/2019/01/25/nueva-zelanda-i/

Y si tenéis ganas de más, Nueva Zelanda II: https://lavidadeunaleona.com/2019/01/28/nueva-zelanda-ii/

¡Hasta pronto viajeros!

4 comentarios sobre “Hobbiton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s