Toronto.

Tras una dura despedida de toda mi gente durante el fin de semana, toca partir. Esta vez el viaje dura un poco más de tiempo. Me marcho un año a Canadá. A recorrer todas sus ciudades y ver como es la vida allí. Como ya os dije en el post anterior me voy con una WHV que me permite trabajar y así cubrir gastos.

Ya os digo que fue una despedida intensa porque nunca me había ido dejando aquí a una pareja y menos separarme tanto tiempo de la familia. Aun así sé que es una experiencia única y que merecerá mucho la pena.

Mi primer destino es Toronto, ciudad emblemática donde empezarlo todo. Solo llevo alojamiento para los cuatro primeros días a través de un Air b&b para una vez allí buscar alguna habitación donde pasar más tiempo. El viaje en avión fue realmente malo, con 5h de retraso y lleno de turbulencias, pero directo. Lo que hace ganar bastante tiempo. Una vez llegas al aeropuerto tendrás que pasar varios controles, en mi caso fueron tres. Uno nada más salir dela avión que solo comprueban el pasaporte, otro donde pasas el primer control más serio. Aquí tienes que presentar la tarjeta que debes rellenar en el avión. Tienes que decir cuánto dinero llevas en metálico, si llevas comida, alcohol… y finalmente si eres un WHV pasas por el tercer control. Donde van a  comprobar todos tus papeles y el tipo de visado (en mi caso no quisieron ni comprobar si llevaba seguro, pero llevadlo todo con vosotros por si acaso) una vez conseguido esto. Estoy dentro.

¡Voy a vivir en Canadá!

Cuando ya sales de todo esto probablemente ya pasaran unas horas desde tu aterrizaje, pues debes buscar tu equipaje facturado fuera de las cintas. Y entonces buscas una salida. Según tu medio de trasporte deberás coger la A,B,C o la D. Para los taxis es la D, debes hacer una cola y enseguida te buscan el trasporte. En mi caso el trayecto fue genial y el conductor súper amable, me llevo el equipaje hasta la puerta. Yo tuve que coger un taxi porque al llegar tan tarde no me quedaba como llegar, pero siempre os saldrá más económica esa opción. Además tenéis uber y otros medios de trasporte similares.

Una vez instalada y siendo tan tarde, toca cenar algo rápido y a dormir para mañana. Aquí eran las 23h por la que en Madrid eran las 5 de la mañana. Al día siguiente aunque mi intención es hacer algunos papeleos, me dedico a disfrutar de la ciudad y ver lo más importante. Acabo perdiendo por cualquier rincón. Es nuevo y todo llama mi atención. Por el momento no he usado ningún trasporte público sino que me he ido moviendo andando. Realmente ha sido una paliza pero es como se conocen los sitios. Callejeando.

Lo primero que hago por las mañana como buena canadiense es ir en busca de mi vaso con café. Grande y bien caliente. No hay mucha diferencia con los precios de España en cuanto a comida y bebida normal al menos. (Café Tim Hortons 2,14€ aprox. / compra para cuatro días de comida variada 15€) A veces tenéis que buscar para comparar, intentando no ir a los súper de 24h e ir buscando ofertas. Y mirarlo todo bien, que por no estar atenta e ir con prisas acabé comprando un embutido súper picante. Cosas de los nuevos sitios supongo.

He pasado toda la mañana en por la zona de Downtown y district gallery, he ido y vuelto andando desde la habitación por lo que he estado callejeando cada vez que veía cualquier edificio. La verdad que es una ciudad que esconce mucho, lo he disfrutado como nunca. Son muchos sentimientos encontrados. Algunos reguleros y otros geniales. La morriña ataca cuando menos te lo esperas. Toca adaptarse.

Durante este paseo he recorrido un total de 26km con más de 32000 pasos. Estoy agotada con el cambio de hora, el frío y la paliza de andar. Pero es un sueño cumplido y toca disfrutarlo. Así que también me he dado un capricho y he subido a CN Tower. Es bastante caro. Las vistas son geniales para los que queremos grandes panorámicas. Lo más seguro es que tengan alternativa. El precio por estar en la zona de 360º más el piso con el suelo de cristal son 27€ siendo adulto y sin usar ningún descuento. Con toda sinceridad… no me arrepiento. Cuando he subido y visto las vistas junto al sofá acompañado de un café, me he tomado mi momento. Unos minutos que se han alargado para conseguirme esa paz que buscaba. Ha sido toda una experiencia. A veces hay que parar y pensar.

A media tarde toca retirarse porque el cuerpo ya no puede más, así que hago una compra rápida para una semana y me retiro a descansar. Aunque sobre todo me marcho para tener wifi y poder hablar con mi gente. Tener tantas horas de diferencia es un rollo. Echo de menos esos paseos nocturnos con los perretes.

Por hoy lo dejo aquí, ha sido mi primer día en Toronto y aún tengo mucho que aprender para poder ir contándoos cositas. Tened paciencia que pronto saldrá otro post.

¡Hasta pronto viajeros!

2 comentarios sobre “Toronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s