Cuestión de adaptación…

Superada mi primera semana en Toronto, no ha sido fácil. Los primeros días cuesta habituarse al hecho de no estar con los tuyos. Supongo que algunas relaciones se enfriaran y otras simplemente se volverán más fuertes.

Ajustarse al horario no es ningún problema, además tuve lasuerte que con tanto retraso de vuelo llegué de noche. Así que fue fáciladaptarse. Los horarios de las comidas aquí son muy distintos. Suelen hacer undesayuno bastante sano y a medio día, sobre las 12-13 comen un sándwich ligero,sopa o ensalada, su comida realmente fuerte es la cena. Respecto a losdesayunos en fin de semana suelen ser más fuertes, calóricos e insanos pero pornorma general se cuidan bastante.

Que decir especialmente de Toronto, es una de las ciudades con más multiculturalidad que he visto. Hay todo tipo de personas y de todo tipo de etnias. Llama la atención que en Toronto tengan pequeños barrios según la cultura (la pequeña Italia, la pequeña Portugal, Chinatown…) Cada uno con su estilo y su cultura. Ir a un supermercado implica encontrar todo tipo de cosas por países, además de ver tantas culturas mezcladas. Y eso me gusta.

Perderse por el centro de Toronto mola mucha, me encanta. Es vivir una película americana tal cual. Vas con tu gorro, tu vaso de café y de fondo leño acompañándote a cada paso mientras me pierdo por cada calle, cada rincón, cada luz. Todo el mundo te devuelve la sonrisa. Es fácil empezar una conversación. ¡Eso sí, Cuidado con el hielo! Es fácil distraerse y acabar en el suelo. Por experiencia propia.

Aquí nieva un día sí y otro también. Los primeros días piensas: ¡Que guay!, luego te hartas en cuanto tienes que moverte por grandes distancias. Pero al final de la noche, sales a la calle y el frío te congela, y cuando miras a contraluz ves los perfectos copos cayendo encima de ti. Es entonces cuando te das cuenta de lo maravilloso que es, aunque reniegues al día siguiente. Esa sensación de volver a tener la ilusión de cuando eras una niña vuelve a salir.

En estos días me he perdido por cada calle grande o pequeña, recorriendo cada graffiti, cada tienda…(hay un montón de tiendas de tazas y calcetines…. ¡Me vuelven loca!)

Tengo que decir que al principio puede llegar a ser un poco agobiante el idioma, puesto que conseguir hacerse al nuevo acento puede resultar frustrante. Lo mejo es relajarse, dejar que el oído se haga a todos los sonidos nuevos. En unos días lo vais a tener todo bajo control.

Para una compra más o menos para una semana poniendo verduras frescas y ecológicas, fruta, algo de carne y queso más productos para la casa, buscando ofertas rondan los 30€ aprox. He probado otra opción de coger menos marcas, menos productos ecológicos y se ahorra bastante. La media es esa, en cuanto precio calidad.

El trasporte lo lleva casi todo TTC, empresa de trasporteque mueve metro, bus y tren. Cada viaje son 3 dólares (2€ aprox) y vale parahacer trasbordos entre metro y autobús por ejemplo, peo siempre que no pase másde una hora y media. El metro tiene unas líneas muy limitadas sobre el centrode Toronto pero todas se complemente con grandes líneas de autobús.

Aquí, los billetes sencillos son Tokens, son pequeñas monedas que valen por n viaje. Contra más compres a la vez más económico sale. También hay billetes de un mes, pero solo compensa si llegáis a primeros de mes y lo vais a usar mucho.

Tras dejar mi primera casa al lado de Bloor Street, he llegado a la nueva casa. Está a 45 minutos aprox. Del centro. No está mal ubicada ya que tiene tiendas por todas las calles, cines, boleras… En ambas me he alojado en el basement, el sótano como diríamos en España. Ambos están muy bien, con su respectivo baño compartido y ventanas, no penséis que estoy a oscuras.

Os voy a contar un poco sobre esta segunda casa, vivo con 5 personas. Dos de ellas son los caseros Bert y Mari, canadiense y colombiana casados que viven en una mitad de la casa por lo que no llegamos a cruzarnos del todo. Son súper amables, comunicativos y ayudan en todo lo posible. Luego dejaré reseñas. Mi habitación está en el sótano, por lo que estoy apartada del resto. Por un lado genial porque te da mucha independencia pero igual para gente más sociable no les gusta. Aquí además baja poca gente (solo para hacer la colada por lo que el baño que hay es prácticamente para vosotros.) Y en las habitaciones de arriba viven Sumehd, Kelly, Souley y Michael. Son todos majísimos por lo que hay buena relación y nos ayudamos los unos a los otros. Las chicas somos las que menos controlamos el idioma en esta casa pero siempre nos ayudan. La cocina y el salón se comparten, es donde más vida social hacemos.

Toronto es una ciudad que me esta conquistando poco a poco a pesar de no estar muy convencida por tanto rascacielos y tanta nieve. La gente es realmente increíble y todo fluye de una manera única.

Con esta reflexión me despido hasta la próxima donde os contaré como ir a las cataratas del Niagara, como ahorrar, y como organizarlo todo sin necesidad de agencias para economizar el viaje. ¡Estad atentos!.

¡Hasta pronto viajeros!

Un comentario sobre “Cuestión de adaptación…

  1. Si María, las relaciones importantes se hacen más fuertes, sin lugar a dudas,ansiosa estoy de saber cuánto vaya ocurriendo y en cuanto esté sola, aún tengo a mi madre, te dedicaré un post, a tu fuerza y tu sensibilidad , hasta entonces disfruta y un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s